Las tres Grayas y Perseo

Las Grayas 2

Dentro de la larguísima lista de monstruos de la mitología griega, encontramos las conocidas Grayas o Greas. Tres ancianas horribles que se ubican en la parte más occidental del mundo custodiando la guarida de sus hermanas Gorgonas.

Deidades preolímpicas, cuentan únicamente con un ojo y un diente. Ambos son compartidos por las tres, paseándolo de una a otra para poder vigilar el lugar.

Estos seres repugnantes ya nacieron ancianas, aunque los poetas decían que habían nacido hermosas y que poco a poco se fueron arrugando, quizá en una visión romántica.

En ocasiones eran conocidas también como Fórcides, por ser hijas de Ceto y Forcis, dioses marinos de la primera generación de dioses. Muchos aseguran que este parentesco y su color cetrino las convertían en la personificación de la espuma de las olas del mar.

Si juntas son terroríficas, una a una lo son más; y es que cuentan con nombres como Dino, temor, Enio, horror o Pefredo, alarma.

Estas brujas hermanas pueden ser comparadas con personajes tan importantes como las tres hilanderas del destino, o Moiras, las Nornas noreuropeas o la diosa báltica Laima y sus dos hermanas.

Lo cierto es que estos seres sólo aparecen en una leyenda, la de Perseo. El héroe tenía como destino matar a Medusa, pero para poder llegar a la Gorgona, primero tendría que encontrar a las Grayas. El camino estaba guardado por ellas y lo cierto es que Perseo no contaba con muchas posibilidades de despistarlas. No obstante, en un acto heroico les robó el ojo cuando lo pasaban de una a otra y así las dejó completamente dormidas continuando su camino.

Según cuentan, el ojo fue arrojado al lago Tritonis, dejando eternamente dormidas a las Grayas. No obstante, hay otra versión del mito que asegura que las Grayas contaban con un oráculo y tenían muy claro como matar a la Gorgona. No obstante, la única forma de averiguarlo sería robando el ojo y el diente de estas tres hermanas. Así cuando Hermes y Atenea comentaron a Perseo este pequeño asunto, el héroe no dudó en engañarlas para poder hacerse con el ojo y descubrir la manera de matar a la horrible Gorgona.

Imprimir

Etiquetas: ,

Categorias: Grecia, Mitologia griega


Deja tu comentario