La Segunda Guerra Médica

Paso de las Termopilas

La Segunda Guerra Médica tiene lugar entre los años 480 a.C. y 479 a.C., suponiendo la conquista de Grecia por parte de Jerjes. Esto puso punto y final a las Guerras Médicas, que comenzaron con Darío I, y que quedaron en un punto muerto tras la decisiva batalla de Maratón. Tras el fallecimiento de Darío I, su hijo Jerjes toma el relevo en la campaña por Grecia y reúne para ello un considerable ejército así como una gran flota, buscando la victoria por aplastante superioridad numérica. Aproximadamente 70 cuidades-estado griegas se unieron para su defensa ante los persas, aunque una gran parte prefirieron someterse o mantenerse neutrales en este conflicto.

En el año 480 a.C. las tropas de Jerjes cruzan el Helesponto dirigiéndose hacia Tesalia, pasando por Tracia y Macedonia  y conquistándolas a su paso. Al llegar al estrecho paso de las Termópilas, los persas se vieron inesperadamente frenados en su marcha por las fuerzas aliadas bajo el mando de Leónidas I de Esparta. Lo mismo ocurría con la flota de Jerjes, cuyo avance fue bloqueado en el estrecho de Artemisa.

Leónidas I logró detener la marcha de Jerjes durante dos días de fieros combates, en los que el terreno jugaba a favor de los griegos, pero los persas supieron de la existencia de un paso que les permitió atacar a los griegos por el flanco y terminar con su resistencia. Al conocer esta noticia, la flota aliada retrocedió en dirección a Salamina.

Tras cruzar el paso de las Termópilas, Jerjes se hizo con Beocia y Ática, sometiendo a la ciudad de Atenas a un terrible castigo, pero no pudo conquistar el Peloponeso debido a que los griegos les cortaron de nuevo el paso, esta vez en el Istmo de Corinto. Persas y griegos trataban de conseguir una victoria por mar, lo que sin duda cambiaría el rumbo de las cosas. Precisamente ésto se produjo en el estrecho de Salamina, donde los persas fueron aniquilados por los aliados otra vez gracias a un entorno favorable. Jerjes decide, ante el miedo de que su ejército quedase atrapado, volver a Asia, pero no sin dejar a Mardonio la tarea de finalizar la conquista con las mejores tropas persas.

Durante la primavera del 479 a.C. los griegos logran reunir una importante fuerza de combate y marchan al Istmo de Corinto, con intención de terminar con Mardonio y ambas fuerzas se miden en la batalla de Platea. La superioridad de  la infantería griega sorbe los persas se puso de manifiesto y Mardonio muere tras sufrir una dura derrota. La flota aliada libraba ese mismo día un combate en Micala, terminando con lo que quedaba de la flota persa. Con esta doble victoria, los griegos ponen punto y final a los intentos persas de conquista.

Foto vía: awesomestories

Imprimir

Etiquetas: ,

Categorias: Historia de Grecia


Deja tu comentario