Sócrates de Atenas, el diálogo y la razón

Socrates

Pese a no haber dejado ningún registro escrito de su propio puño y letra, la influencia de Sócrates y su pensamiento ha sobrevivido al paso de los siglos, siendo el padre de la llamada axiología o filosofía moral. Nacido en el año 470 a. C. en la ciudad griega de Atenas, su padre era un escultor llamado Sofronisco y su madre, Fenareta era comadrona, y pronto fue educado en la música y la literatura, así como una fuerte disciplina de ejercicio físico. Con e tiempo pasaría a interesarse por el diálogo y la retórica, también por las ideas de Pericles y otros filósofos de origen jonio.

Con la llegada de la guerra del Peloponeso, en la que Atenas luchó contra la férrea Esparta, Sócrates dio buenas muestras de su valor en combate, sobre todo en las batallas libradas en Potidaea, en Delio y en Anfípolis. A la vuelta de la guerra llevó una vida austera y sencilla, en la que contaba con lo justo para subsistir, tanto él como su esposa Jantipa y sus tres hijos, lo cual como es lógico, mantenía a la pareja en una constante trifulca.

Su forma de pensar y el hecho de que sus palabras fuesen tan acertadas como ácidas pronto desencadenó un juicio en el llamado Tribunal de los 500, en el que fue condenado reclusión en una prisión y luego a muerte por (según la versión oficial) corromper las mentes de los jóvenes, y nada más lejos de la realidad. La intención de Sócrates siempre fue alentar el pensamiento crítico, hecho que le granjeó el odio de las clases altas y del poder establecido.

La Filosofía de Sócrates se basaba en varios principios básicos, como el hombre y la sociedad, en detrimento del estudio de las leyes naturales, y animaba a todos a preguntar, reflexionar y sobre todo discutir, a no aceptar ideas preconcebidas. También se mostró en contra de la escritura, ya que ésta no puede ser rebatida y los libros no responden a las preguntas que puedan surgir por parte del lector, por lo que se decantaba claramente por el diálogo. Esta forma de comportamiento mediante preguntas y reflexión en la propia conversación se ha llamado “mayéutica“.

Sócrates también fue conocido por su exquisito sentido del humor, no exento de cierta crítica social y su abierto y manifiesto rechazo por la política no le impidió acatar y cumplir las leyes de su tiempo. En general pensaba que era más productivo para una cultura el cultivar las mentes, por lo que se mantuvo todo lo alejado que pudo del gobierno, aunque finalmente fuese el gobierno quien terminó con su vida.

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Historia de Grecia


Deja tu comentario