Las hermosas vistas del Castillo Monolithos

Monolithos castillo

La isla griega de Rodas esconde rincones realmente interesantes. Lugares históricos que muestran parte de sus antiguas culturas. En ocasiones, estos puntos turísticos cuentan con un plus añadido, el paisaje. El Castillo de Monolithos es un claro ejemplo de esta combinación.

La pequeña villa de Monolithos está situada en la costa oeste de Rodas, a unos 60 kilómetros de la capital, Rodas. Además de su evidente encanto, cuenta con lugares interesantes como el Castillo de Monolithos, una fortaleza construida en lo alto de una roca escarpada. Fue levantada por los Caballeros de San Juan allá por el año 1480. Desde entonces, sirvió de fortaleza defensiva para proteger esta parte de la costa de las incursiones no deseadas.

Aunque lo cierto es que no queda mucho de lo que en su día fue esta fortaleza, las ruinas están bien conservadas. Además, también vale la pena la visita a las dos pequeñas ermitas que completan el complejo, una de ellas construida con posterioridad y encalada de blanco que destaca sobre todo el conjunto.

Aunque pasear por estas ruinas es ya en sí una delicia, no podemos olvidarnos del impresionante paisaje que podremos observar desde aquí; y es que el Castillo de Monolithos sobresale por encima del resto de cimas rocosas de la zona, ofreciendo así una vista realmente limpia sobre la costa oeste de la isla. Podremos así permanecer horas disfrutando del mar azul, la brisa y la naturaleza que lo envuelve.

Para llegar hasta aquí, tan sólo tendremos que recorrer la carretera de la costa oeste de la isla. Es la misma carretera que nos lleva desde Rodas hasta el aeropuerto.

Una vez pasemos Monolithos, tendremos que tomar la carretera que conduce a Frourio, la encargada de conducirnos al castillo.

Pasaremos un sinfín de miradores, que durante la temporada estival cuentan con tiendas ambulantes llenas de objetos y regalos para los turistas.

Contaremos con una señalización excelente que nos dejará en el parking. A partir de ese momento nos tocará andar, y aunque no es una subida compleja, es más que aconsejable ir con calzado cómodo.

Foto vía: Lodigiani Gianluca

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Dodecaneso, Rodas


Deja tu comentario