Oropo: un apacible santuario

Oropo

En esta ocasión, el destino propuesto se enmarca en las inmediaciones de Atenas y, como en el caso de la capital de Grecia, también conserva evocadores vestigios de la Antigüedad clásica. Se trata de Oropo, un centro religioso que gozó de una gran importancia en el pasado y que, sin duda, atrapará al recién llegado.

Este santuario se elevan en la orilla izquierda del Cheímarros, un pequeño río circundado de pinos y de hierbas aromáticas. El lugar está dedicado Anfiareo, un héroe de la mitología griega con poderes de sanación a quien Zeus salvó tras haberlo herido en una batalla. Según la leyenda, el suelo se abrió y se tragó a Anfiareo mientras montaba un carro. No obstante, poco después,  éste brotó de la fuente sagrada que preside este enclave.

En otras épocas, los visitantes lanzaban monedas al manantial para que Anfiareo les conservara la salud. De hecho, este lugar se convirtió en un punto de peregrinaje allá por el siglo IV a.C., al que acudían numerosos personas de toda Grecia para implorar su curación. Fue entonces cuando se construyó un templo dórico y un altar ceremonial.  A su vez, las casas erigidas durante la época romana—por aquel entonces, Oropo era un reputado balneario— todavía son visibles a la derecha del río.

Por descontado, el edificio más emblemático de todo el complejo es el Enkimiterion, que destaca por su extensa estoa, donde los pacientes recibían tratamiento por “enkimisis”. Este término servía para designar una ceremonia en al que se sacrificaba una cabra. El pellejo del infortunado animal se aplicaba directamente sobre la piel del enfermo, quien permanecía una noche entera cubierto con él. A la mañana siguiente, los médicos le recetaban algunos remedios, en función de la valoración que hacían de los sueños del paciente.

Sobre el Enkimiterion, aún se contempla lo que queda de un magnífico teatro, mientras que en la orilla derecha del viaje, el recién llegado se topará con un reloj de agua que data del siglo IV a.C.

– Información práctica para viajar a Atenas

Foto vía: Taringa

Imprimir

Etiquetas: ,

Categorias: Atenas


Deja tu comentario