Anginares me koukia: un plato sano y ligero

Anginares me koukia

Aunque ya quedan lejos las Navidades, no son pocos quienes aún están pagando los excesos calóricos de estas fechas. Si es así,  una buena solución es recurrir al magnífico recetario que brinda la cocina griega, repleto de deliciosas ideas basadas en la gastronomía mediterránea y poco energéticas. Éste es el caso de la propuesta culinaria de hoy: una sencilla ensalada conocida como anginares me koukia, elaborada con alcachofas y habas.

Además de contribuir a una posible reconciliación con la báscula, lo cierto es que este plato tiene como ingredientes estrella dos de los productos más apreciados por los cocineros griegos: las alcachofas (o alcauciles) y las habas.

Ambos admiten múltiples combinaciones, por lo que se han convertido en una excelente baza para la gastronomía creativa del país heleno. No obstante, por lo que respecta a las habas, es importante que las que se elijan sean pequeñas y que, sobre todo, se les quite la piel exterior, ya que es bastante amarga. A continuación, la receta de este delicioso platillo.

Ingredientes (para tres comensales)

  • 250 g de habas pequeñas en su vaina
  • 175 ml de agua
  • 4 alcauciles redondos, también pequeños
  • 4 atados pequeños de cebollas de verdeo (incluyendo las partes verdes)
  • 90 ml de aceite de oliva
  • 2 dientes de ajo
  • el zumo de 1/2 limón
  • 3 cucharadas de perejil fresco bien picado
  • sal y pimienta negra al gusto

Elaboración

· Sacar las habas de la vaina y retirarles la piel exterior. Cortar los corazones de los alcauciles por el medio, al través o en cuartos, y ponerlos en agua con un poco zumo de limón o vinagre, para evitar que se decoloren.

· Partir las cebollas de verdeo en trozos de 1 cm. A continuación, en un recipiente grande, calentar a fuego suave el aceite con la cebolla de verdeo y el diente de ajo. Cocinar durante 5 minutos y añadir seguidamente los alcauciles, volteándolos para cubrirlos con el aceite.

· Añadir el zumo de limón, el condimento y el agua. Poner a cocinar a fuego lento, con la olla tapada, y dejarlo allí durante 10 minutos.

· Finalmente, incorporar las habas y la mayor parte del perejil, reservando el resto para la guarnición. Cubrir y cocinar durante 20 minutos, hasta que casi todo el líquido haya desaparecido y los alcauciles y las habas estén tiernos. Servir el plato tibio o frío, espolvoreado con el perejil sobrante.

Foto vía: MediterrAsian

Imprimir

Etiquetas: ,

Categorias: Gastronomia griega


Deja tu comentario