Los Propileos y el templo de Atenea Niké, en Atenas

Atenea Nike

A veces, hay árboles que no permiten ver el bosque. Y esto es precisamente lo que ocurre con las dos atracciones turísticas que acaparan la mayoría de las miradas: los Propileos y el templo de Atena Niké. En efecto, el hipnótico poder del Partenón resta protagonismo a estas otras joyas de la Acrópolis de Atenas, las cuales también merecen la máxima atención por parte del viajero.

Por lo que respecta a los Propileos, cabe señalar que, en la Antigüedad, estas construcciones conformaban el acceso a la Acrópolis, al tiempo que servían de puerta monumental para el conjunto de los templos que en ella se alzaban.

Alineados con el Partenón y erigidos por orden de Pericles, estaban compuestos por una nave central que contaba con otras dos de menor tamaño a cada lado. Su fachada anterior fue emplazada en un nivel más bajo que la posterior, con el propósito de salvar de este modo los desniveles del terreno.

El pórtico principal estaba dotado de media docena de dobles columnas de gran belleza. Las que se hallaban en el exterior estaban rematadas con capiteles dóricos, mientras que las columnas interiores eran de estilo jónico (es decir, contaban con capiteles ornados con dos volutas).

Por su parte, el templo de Atenea Niké —también conocido como templo de Atenea Victoriosa— ha sido víctima de numerosas intervenciones, que no siempre han beneficiado la conservación de este magnífico edificio.

Iniciado en el año 421 a.C. pese a la oposición de Pericles y de orden jónico, fue diseñado por el arquitecto Calícrates, quien también tomó parte en la construcción del Partenón. Hoy, aún se conservan algunos fragmentos del friso original. Los restantes, juntamente con una escultura de Atenea Niké —la diosa alada que simbolizaba la victoria en las batallas navales—, se exhiben en el Museo de la Acrópolis.

Ya veis que hay tesoros en esta ciudad que quizás quedan un tanto ocultos. No perdáis ningún detalle de la capital griega.

Imprimir

Etiquetas: ,

Categorias: Atenas


Deja tu comentario