Tesoros de Sérvia, la ciudad desconocida

Servia

Macedonia es una región histórica al norte de Grecia; su capital es la ciudad de Tesalónica.  Corazón del imperio helénico, está sin embargo impregnada de la cultura otomana. Aquí hay muchos sitios históricos como Pella, ciudad natal de Alejandro Magno; Dion, la ciudad de Filipo, y también la península de Calcis o Calcídica donde se encuentra el Monte Athos.

Una de sus ciudades importantes es Kozani, surcada por el gran río Aliakmon que desemboca en el lago artificial de Polyfytos. En esta región hay impresionantes monumentos bizantinos de piedra, ciudades fortificadas misteriosamente conservadas que invitan a realizar un viaje en el tiempo.

Una de las ciudades fortificadas menos conocidas es Sérvia, llamada “la Mystrás de Macedonia”, al sur de Kozani. Su nombre proviene del latín, y significa observar o vigilar, pues conserva una fortaleza bizantina en lo alto de una colina, en el valle del río Aliakmon.

Esta fortaleza es realmente impresionante.  Está organizada en tres áreas: la ciudad alta, la ciudad baja y la Acrópolis. Es un verdadero museo al aire libre, con sus grandes mansiones, los baños bizantinos, antiguos muelles y las hermosas iglesias.  Los senderos hasta la Acrópolis, custodiada por dos imponentes torres, nos llevan a través de bien conservados edificios en un clima sugerente y romántico.

Entre las ruinas de los templos de la colina bizantina se destaca el Polythyron, llamado también “el templo de las cuarenta puertas”; fue construido en el siglo XI y es uno de los mejor conservados. Actualmente en sus paredes interiores conserva murales con imágenes de la Virgen, santos, la peregrinación de los videntes y otros que revelan la sorprendente cultura y la profunda y sincera fe que se desarrolló en la zona de Servia.

El conjunto integrado por el castillo o Acrópolis bizantina, sus torres y paredes de los siglos VI a XI es único en Macedonia, junto con los importantes frescos de las iglesias bizantinas, las ruinas de la gran Basílica y su impresionante entorno natural, formado por cuatro cañones labrados por el tiempo, dos a cada lado de la colina, sembrados de rocas de extrañas formas a las que la imaginación popular ha bautizado como Aguila u Oso, asociándolas con leyendas y tradiciones.

Si la idea es quedarse, lo mejor es reservar el vuelo a Salónica, donde está el aeropuerto más cercano. Una vez allí, y ya en Servia, encontrarán una interesante infraestructura turística, con restaurantes, cafeterías y hoteles, ya que muchos visitantes son atraídos no sólo por las ruinas históricas sino también por las singulares terrazas sobre el lago Aliakmon. Este lago cuenta con un puerto navegable deportivo, que en verano se puebla de yates y embarcaciones y también entusiastas deportistas, y sus costas norte y sur están conectadas por medio de un alto puente.

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Macedonia


Deja tu comentario