Ciudades micénicas, para vivir la Historia

Tumba de Agamenon

Héroes y poetas se midieron en la Argólida, esta región del Peloponeso; príncipes construyeron palacios y castillos, en sus teatros se representaron los grandes dramas, las historias apasionadas.

Aquí en Argólida el tiempo parece haberse detenido; su impactante patrimonio monumental da cuenta de su protagonismo en la historia de las civilizaciones, y llega hasta nuestros días como uno de los mejor conservados de toda Grecia.

Pocas regiones del mundo pueden mostrar como Argólida cuatro mil años de historia continua y más de cien sitios arqueológicos de interés excepcional: teatros, museos, yacimientos grandes o pequeños, castillos, puentes y monumentos, aunque el turismo religioso merece su propia atención. De hecho, cualquier lugar que visites en Argólida alberga alguna de estas joyas del patrimonio universal.

Micenas: al sur del golfo de Argos se encuentra esta ciudadela legendaria que parece emerger como una roca antediluviana. Se presenta al viajero con toda la fuerza de la naturaleza, con profundas gargantas, telón de fondo de la tragedia de Atreo que se desarrolla precisamente aquí, lugar de nacimiento del héroe Perseo, quien decapitó a la Medusa.

Los poemas de Homero fueron utilizados como guía para realizar las excavaciones arqueológicas, descubriendo esta milenaria cultura. La aldea moderna se encuentra cerca de la carretera que la comunica con Corinto. Aquí deben visitar la Puerta de los Leones, la necrópolis micénica, el palacio y la Tumba de Agamenón.

Argos: Esta antigua ciudad fue fundada por el hijo de Inaco, rey de los pelasgos, hace cinco mil años. Se encuentra en una posición privilegiada, en un valle, protegida por las colinas de Larissa y Dirada, y tuvo un papel protagónico en la región. Su apogeo se dio en el siglo VII a.C., y su influencia se extendió por todo el este del Peloponeso, a partir de sus grandes artistas como el escultor Policleto. Actualmente es un importante centro agrícola, industrial y comercial.

Aquí puedes visitar la Acrópolis de Larissa, el Templo de Apolo y Atenea, la necrópolis micénica y el teatro con capacidad para veinte mil espectadores; los baños romanos, la antigua Ágora y el Templo de Venus. En Argos se encuentra uno de los museos más importantes de Grecia.

Tirinto: En el camino entre Argos y Nafplion, construida sobre una colina rocosa, fue una de las ciudades más importantes de la época micénica, vinculada con la mitología de Hércules. Fue fundada por el héroe Tirinto, el hijo de Argos y nieto de Zeus, que según la leyenda, construyó las murallas inexpugnables con la ayuda de los cíclopes, uno de los principales lugares para visitar, igual que sus túneles únicos, y el palacio decorado con bellas escenas.

Foto: Maciejk

Imprimir

Categorias: Grecia, Historia de Grecia


Deja tu comentario