La Rotonda de Salonica

Salonica

Ubicada en la intersección entre las calles Filippou y Apostolou Pavlou, en la ciudad de Salónica, la Rotonda es uno de los monumentos más fascinantes de este privilegiado destino de Macedonia. Edificado sobre planta circular, caracteriza las vistas más típicas y es un testimonio histórico invaluable.

La Rotonda fue construida en el siglo IV a.C., durante el reinado de Galerio, a quien también se atribuye el Arco de Galerio. Su arquitectura responde al estilo monumental del período romano tardío, aunque no se conocen los fines con que fue iniciada la edificación, y por lo tanto su carácter de monumento es más bien una estimación.

A través de los tiempos, especialistas en historia y arqueología no han logrado ponerse de acuerdo en cuanto a la función que habría cumplido la Rotonda. Templo consagrado a Zeus o recinto funerario dedicado al Emperador Galerio son las opciones más fuertes, pero las pruebas hasta ahora no han logrado inclinar la balanza.

Más allá de estos debates, el misterio que se yergue sobre esta pieza excepcional de la arquitectura antigua no opaca en lo más mínimo su valor artístico y su conmovedora belleza.

Como ocurrió con tantos otros recintos de este tipo, la era cristiana consiguió transformarlo en una iglesia bajo el gobierno del emperador Teodosio I. Al mismo tiempo, se revistió el interior con mosaicos que patrones complejos que dibujan formas intrincadas y bellísimas en los muros del edificio, dándole un aspecto inusual.

Las imágenes icónicas que muestran presentan a Pantocrátor rodeado de ángeles y a Jesús en su segundo advenimiento. El período bizantino transformó a la Rotonda en la catedral de la ciudad, y en el año 1591 fue convertida en una mezquita por los invasores otomanos.

Siempre sujeta a los avatares del tiempo, hoy es un espacio de exhibición en donde se desarrollan numerosas actividades sociales y culturales, lo que la sitúa en el centro mismo de la vida en Salónica.

Foto Vía: Flickr

Imprimir

Etiquetas: ,

Categorias: Salonica


Deja tu comentario