La acropolis de Micenas

La Puerta de los Leones

La ciudad de Micenas es uno de los centros de interés histórico y cultural más destacados de Grecia. Tal fue su relevancia, que el período que abarca desde el año 1600 hasta el 1000 a.C. fue denominado Micénico utilizando como referencia la época de liderazgo de esta polis.

Hoy, el yacimiento arqueológico se encuentra 90 km. al suroeste de Atenas, en la península del Peloponeso. Ha sido a través del tiempo una fuente inagotable de hallazgos de gran importancia, que permitieron a los estudiosos reconstruir buena parte del mapa histórico de Grecia.

La acrópolis de Micenas fue fortificada en torno al año 1500 a.C., pero las murallas fueron reconstruidas 150 años más tarde, en estilo ciclópeo. Son las monumentales proporciones de las piedras que conforman estas defensas las que dieron nombre al estilo arquitectónico: tan inmensas son, que la mitología indicaba que habían sido movidas por cíclopes.

Esta fortaleza protegía los magníficos palacios que se erigían a sus espaldas. Sin dudas, la edificación más formidable y emblemática, capaz de azorar a viajeros hasta nuestros días, es la Puerta de los Leones. Construida en 1250 a.C., fue formada por las estatuas de dos leones rampantes de 3 metros de alto.

Poco después de esta colosal ostentación de poder, Micenas comenzó su etapa de declive, hacia 1200 a.C. Se estima que una invasión por parte de los dorios fue uno de los motivos de la caída, y Tisámeno, el último rey micénico, fue muerto cuando combatía al frente de sus tropas.

Las excavaciones en Micenas se iniciaron en 1841, cuando un arqueólogo griego descubrió la famosa Puerta de los Leones. Otro de los hallazgos destacados fue el Palacio de Micenas. El Megarón del rey, la sala central del recinto, consta de un hogar y cuatro columnas, y probablemente servía a fines religiosos.

Sin duda, un lugar fascinante para viajar al pasado de la antigua Grecia.

Foto vía: Pixdaus

Imprimir

Etiquetas: ,

Categorias: Micenas


Deja tu comentario