Pella, en Macedonia

Durante su período de esplendor, entre los siglos IV a.C. y II a.C., la antigua ciudad de Pella, en la llanura central de Macedonia, fue hogar de numerosos personajes ilustres. Eurípides, Apeles, Filipo II, Alejandro Magno y Aristóteles son algunos de los nombres que habitaron esta próspera capital que en nuestros días ofrece a los visitantes una rica historia representada por su yacimiento arqueológico, su museo y su recientemente descubierta tumba, hasta hoy la más grande de Grecia.

 Pellas, Macedonia

Vía Egnatia.

Pella está ubicada al oeste del antiguo río Axio, actualmente llamado Vardar, y al este del Ludias. El auge de esta ciudad comenzó en el siglo IV a.C., cuando el rey Arquelao de Macedonia abandonó Egas –actual Vergina–, por entonces capital de la región, para construir un palacio que mandó a decorar por el gran pintor griego Zeuxis.

Constituida capital desde entonces, Pella se transformó en un centro cultural muy concurrido. Los artistas más destacados se reunieron allí en tiempos remotos, y el arte del mosaico también halló en esta ciudad su hogar. Eurípides estrenó en ella muchas de sus obras de teatro y murió también en este lugar. Apeles trabajaba en Pella, que además fue lugar de nacimiento de Filipo II y su hijo, Alejandro Magno. Su maestro, Aristóteles, habitó la ciudad durante largos años. El apogeo de Pella llegó a su fin durante un saqueo por los romanos en el año 168 a.C., al final de la Tercera Guerra Macedónica. Ni siquiera la refundación de Augusto consiguió devolverle su esplendor.

Entre los atractivos de Pella se cuentan la vía Egnatia, un antiguo camino romano del siglo II a.C. que unía el Mar Adriático con Bizancio a través de los Balcanes, pasando, entre otros lugares, por la actual Salónica. Las ruinas de la época macedónica y el Museo Arqueológico de Pella evidencian la prosperidad y el estilo de vida de aquellos años dorados: destacan el ágora, los santuarios y cementerios y las bellísimas piezas de mosaico.

Imprimir

Etiquetas: ,

Categorias: Pella


Deja tu comentario